IMPORTANTE

Al navegar por el blog aparecen, a veces, páginas de publicidad y/o alguna otra cosa extraña. En absoluto lo he provocado y están ahí porque no se cómo quitarlas. Perdón por la molestia.

10 enero 2017

¿ACELERACIÓN TECNOLÓGICA?¿TRANSFORMACIÓN SOCIAL?¿4ª REVOLUCIÓN INDUSTRIAL?¿DIGITALIZARSE O MORIR? HABRÁ QUE CAMBIARSE LAS PILAS.



He titulado el artículo con preguntas y una observación. Sigo con las preguntas:
Las seis preguntas anteriores se corresponden con sendos artículos, muy interesantes a mi juicio, publicados en la red en los últimos 40 días.

Son una muestra pequeña del interés creciente que se observa en las redes con respecto a la situación/realidad del empleo y la formación en este mundo que nos ha tocado vivir, tan inmerso ya en la aceleración tecnológica, la transformación social, lo que se llama la 4ª revolución industrial y que parece que o te digitalizas o no existes.

Cuando hace unos años el único gurú relator de avances tecnológicos e innovadores que conocíamos era Alvin Toffler ya nos describía, quedándose algo corto, lo que se nos ha venido encima y que se denominaba era de la información, caracterizada por:
  • Globalización de los mercados
  • Importancia de la información y el conocimiento
  • Importancia de las habilidades y destrezas de los trabajadores como factor clave de la competencia
  • Escasez aguda de trabajadores muy cualificados
  • Continuo cambio tecnológico que obliga a las personas que trabajan a aprender continuamente nuevas técnicas.
  • Continuo abandono de tecnologías conocidas que daban al trabajador tranquilidad y estabilidad laboral
  • Gran cantidad de acuerdos de colaboración empresarial de distintos tipos que exponen a las personas que trabajan a continuos choques entre distintas culturas empresariales.
Alvin Toffler, cuyo fallecimiento hace seis meses ha pasado bastante desapercibido, ya nos iluminaba hace 45 años ("El shock del futuro" y 10 años después "La tercera ola") con su visión del mundo actual, con sus aciertos (muchos) y desaciertos. Con respecto a educación y formación se puede ver su pensamiento en el interesante artículo "Alvin Toffler: 7 frases para entender la escuela del siglo XXI".


El concepto de 4ª revolución industrial es diferente, pero complementario, al de las "olas" de Alvin Toffler, pues las tres que el define están relacionadas con toda la evolución de la humanidad. Simplificando mucho son:
  • 1ª ola: Revolución agrícola, desde 8000 a.C. hasta el siglo XVIII.
  • 2ª ola: Revolución industrial, desde el siglo XIX hasta la 1ª mitad del siglo XX.
  • 3ª ola: 2ª mitad del siglo XX. Inicios de la actual era de la información.
Las revoluciones industriales se enmarcan, las dos primeras en la 2ª ola de Toffler:
  • 1ª revolución industrial: Entre 1760 y 1830, de la producción manual a la mecanizada.
  • 2ª revolución industrial: Entre 1850 y la 1ª mitad del siglo XX. La electricidad permitió la manufactura en masa.
  • 3ª revolución industrial: 2ª mitad del siglo XX. Irrumpe la electrónica y las TIC con la automatización de los procesos.

La 4ª revolución industrial, o industria 4.0, o industria inteligente o ciberindustria, va más allá, con la digitalización y la robotización, adivinándose cada vez más una producción industrial cada vez menos dependiente del factor humano en su medida cuantitativa. Va a cambiar el mundo del empleo por completo (no sólo en los procesos industriales) afectando en pocos lustros a todo el planeta.


Hay estudios indicando que, como mucho en dos décadas, casi la mitad de los puestos de trabajo que hoy conocemos pueden desaparecer al estar enclavados en la "teoría de las tres D": "dirty / dull / dangereus". Todo trabajo sucio, aburrido y peligroso puede ser realizado por un robot. Como se puede ver, la teoría es demoledora para el empleo.

El cambio en la realidad industrial y laboral en general va a ser tan profundo que no solo afectará a los puestos de trabajo menos cualificados, sino que generará también cambios en muchas profesiones de alta cualificación en sectores como la medicina, los servicios financieros o la abogacía.

Hay numerosas teorías sobre el impacto que tendrá esta 4ª revolución industrial y el resto del imparable avance tecnológico, sobre si los robots en el trabajo son una amenaza o una oportunidad. Teorías catastrofistas y más optimistas, pero el cambio está ahí y el riesgo existe.


Para poder aproximarnos a la detección de que puestos de trabajo son más o menos susceptibles de desaparecer por la automatización, la OCDE advierte que el cambio será más lento de lo que que determinados gurús tecnológicos indican y que más que la formación de las personas que los están ocupando el factor decisivo será su carácter rutinario o repetitivo. Es decir, son las características del puesto las que lo ponen en riesgo más que la preparación de las personas que lo ocupan, sin que ello suponga una contradicción con que la mayor competencia y nivel de cualificación de un trabajador puede ser un "salvavidas" para mantener un empleo o conseguir otro.


Si hablamos de sectores el mayor riesgo de los puestos de trabajo actuales se encuentra en los sectores industriales (con casi un 100% de robotización en algunos procesos) y las tareas administrativas y de atención al público del sector servicios. Dicho informe indica también que España, junto con Austria y Alemania, son los países europeos más expuestos al riesgo de la 4ª revolución industrial, con un 12% de empleos en alto riesgo de ser automatizados, lo que equivale a 2 millones de puestos de trabajo. Se trataría de empleos de baja cualificación, rutinarios y repetitivos donde las máquinas podrían sustituir el 70% o más de las tareas.



En uno de los artículos referenciados en el encabezamiento Silvia Leal nos relaciona "11 profesiones nuevas que van a dar mucho que hablar", siendo las mismas:

  1. Analistas y programadores de Internet de las cosas (IoT): Todo se puede monitorizar; es la base para las ciudades y los hogares del futuro.
  2. Arquitecto de nuevas realidades: Realidad virtual en campos como el militar, la educación o la empresa.
  3. Científico de datos: El "big data" es ya una realidad del presente. 
  4. Diseñador de órganos: La impresión 3-D aplicada en medicina al campo de los trasplantes.
  5. Robotista: El coste de la robótica baja casi un 50% entre la última década y la próxima.
  6. Diseñador de redes neuronales robóticas e inteligencia artificial: Personas especializadas en nuestro cerebro y en la tecnología necesaria para replicarlo de forma artificial de cara a aplicaciones concretas.
  7. Terapeuta de empatía artificial: La robotización avanzando en la formación y el apoyo a personas con necesidades especiales.
  8. Impresor 3-D: Profesionales con capacidad de imaginar (e inventar) qué más podemos hacer con la impresión 3-D.
  9. Protésico robótico: Las prótesis robóticas proporcionan la posibilidad de devolver miembros con todas sus funciones y controlados por la mente a quienes los perdieron.
  10. Ingeniero de nanorobots médicos: Aplicación de la nanotecnología a la práctica médica.
  11. Abogado especializado en drones y ciberseguridad: Trabajando en un marco regulador que delimite los riesgos de mal uso de las tecnologías.
Está claro que con todo lo que se nos viene encima es absolutamente necesario un cambio en el modelo educativo y de formación profesional, anclados en si siglo XX, dicho de una manera generosa. Un cambio en las políticas de empleo que impulsen los poderes públicos, un cambio en las personas en cómo adecuan sus capacidades a esta realidad.

Helena Herrero, presidenta de HP Inc-España y de la Fundación I+E+I-España, en un reciente artículo sobre los Modelos educativos para la España que necesitamos, nos indica cosas interesantes como:
  • Nuestra población universitaria es superior a la media europea y casi un tercio de los titulados de la última década dicen que su título no les ha servido para encontrar trabajo.
  • Que necesitamos un sistema educativo perdurable en el tiempo y que no dependa de coyunturas políticas.
  • Un sistema educativo que fomente las vocaciones tecnológicas entre los jóvenes.
  • Potenciar como una alternativa atractiva para los estudiantes la formación dual y como una fuente de trabajadores cualificados para las empresas.
  • Necesitamos una universidad que investigue, pero orientando su esfuerzo y conocimiento al mundo empresarial.
Con respecto a las políticas activas de empleo a acometer por los servicios públicos no se puede decir que Europa no marca directrices para directrices para conseguir tener a trabajadores 4.0, en constante aprendizaje, como es la reciente (junio 2016) Agenda de las Capacidades para Europa, con las siguientes 10 iniciativas a emprender en los próximos años:

  1. Garantía de capacidades
  2. Marco de competencias clave
  3. Hacer que la FP sea la 1ª opción
  4. Coalición por las capacidades y los empleos digitales
  5. Revisión Marco Europeo de Cualificaciones
  6. Herramienta para definir los perfiles de capacidades de trabajadores extranjeros
  7. Revisión del Europass
  8. Prevención de la fuga de cerebros
  9. Plan general de cooperación sectorial sobre capacidades
  10. Seguimiento profesional de titulados de la educación terciaria.
Creo que con las referencias y mis comentarios anteriores he dejado claro la necesidad de constante adaptación al cambio (resiliencia) como característica imprescindible del trabajador actual. El ponernos las pilas que decía en el título del artículo.

Termino con un comentario extraído del Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la "Sociedad digital: acceso, educación, formación, empleo, herramientas para la igualdad":

"Una política adecuada para la UE en el siglo XXI requiere una mentalidad abierta al cambio. El objetivo principal de los sistemas de educación y formación europeos no debe ser solo satisfacer las necesidades específicas del mercado laboral (aspecto en el que la Comisión Europea ha centrado mayoritariamente su política educativa) sino educar para la vida. La elaboración de las políticas educativas de la UE debe contar con la participación de las organizaciones europeas de profesores y de centros de enseñanza, lo que actualmente no ocurre".










1 comentario:

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante el artículo y muy acertado. Mi hijo ha recibido matrícula de honor y mención especial por su Trabajo Fin de Grado dedicado a entrenar algoritmos para reducir el error de los medidores continuos de glucosa que forman parte del páncreas artificial. Me parece que el futuro ya está aquí.
Saludos.